Gino Ceccarlli, El descubrimiento

Gino Ceccarelli

En mi Pintura trato de acercarme a la cosmología amazónica, de entenderla, de aprehenderla y recrearla. Pero esa fuente de misterio, de magia, de mitos y leyendas es inacabable. Más investigas y descubres que solo has tocado la superficie.

Gino Ceccarelli, Foto Paris 02

Obras

Gino Ceccarelli, Evolution

Magia, poder, encanto y fascinación: estos son los elementos que definen el mundo exuberante, cálido y misterioso de la selva amazónica. Es un reino donde los humanos han coexistido armoniosamente con la naturaleza, creando una forma de vida única que atrae a quienes la encuentran, atrayéndolos a convertirse en parte de esta existencia extraordinaria.

Gino Ceccarelli, Fantasia

Esta profunda conexión con el ecosistema amazónico, su fauna, flora, cielo y tierra, es la base sobre la cual se construyen y desarrollan las cosmogonías. En este ambiente se comparten misterios y epopeyas y la vida se desarrolla con una sensualidad extrema y cautivadora. Es una combinación perfecta de dedicación y éxtasis, asombro y miedo, lo que da como resultado una simbiosis extraña pero simplista.

Gino Ceccarelli, Temptación

Gino Ceccarelli lleva mucho tiempo sumergido en este mundo. Se identifica con orgullo como habitante de la Amazonia y expresa una inquebrantable admiración y devoción por este contexto único. Su asociación con el Amazonas no es simplemente urgente; es un imperativo moral.

Gino Ceccarelli, Sirena

La grandeza de la naturaleza y su elevada sensualidad, más abierta y robusta que cualquier otra cosa, exigen un lienzo que les haga justicia. Como pintor, Ceccarelli asume la monumental tarea de crear obras de alcance casi heroico. Necesita el amplio lienzo de la serie siempre inacabada para representar a sus criaturas y sugerir el plasma original, evocar el aire mismo e incluso hacer imaginables los aromas. 

Gino Ceccarelli, El gran Varon de las Aguas

Sin embargo, no puede escapar de la presencia de su trasfondo cultural, el conocimiento de cosmogonías alternativas y diferentes visiones del mundo. Tampoco puede negar sus experiencias académicas, sus habilidades aprendidas y su racionalidad. Ni siquiera se pueden ignorar los aspectos simbólicos que surgen de las experiencias místicas y de la introspección.

Gino Ceccarelli, La Yara

 

Emplea un uso generoso de materiales y colores vibrantes, superando los límites de las normas académicas tradicionales para permanecer fiel a su visión. Sus pinturas presentan siluetas morbosas, desnudos provocativos de comportamiento incómodo y figuras que destilan ternura materna. A través de una iluminación estratégica y senderos de color sensuales y serpenteantes, da vida a sus sujetos y forma puentes entre sus formas curvilíneas.

Gino Ceccarelli, Anaconda

 

En su monumental políptico titulado «La Creación», emerge una figura central: un gran ramo de flores, del cual una mujer fantasmal, casi agachada y desnuda, extiende sus manos protectoras o recatadas sobre sus hombros. Cerca del centro, un pájaro vuela hacia su destino. Del otro lado encontramos alegorías al sol y la luna, con un constante homenaje a la gran planta liberadora, la ayahuasca. El trabajo de Ceccarelli continúa en una gran exhibición donde la geometría, la concatenación bien planificada y la estructura armónica lo distinguen de la mera ilustración. Los símbolos allí presentados, que recuerdan al conocimiento microscópico y los esquemas moleculares, ofrecen un guión abierto destinado a ser a la vez universal y genérico.

Gino Ceccarelli, La Mujer Ya Existia Antes Que Dios Nasca

 

 

Ceccarelli busca y a veces descubre una fusión atrevida y a menudo imprudente, muy parecida a los seres vivos que pretende representar o al mundo que pretende transmitir. Este es el resultado de una profunda lucha interior, un encuentro consigo mismo que trasciende el entendimiento y roza el instinto. El arte de Gino Ceccarelli es una oda a la belleza, la sensualidad y la profunda espiritualidad del Amazonas, y sus lienzos sirven como una ventana a este mundo para que todos lo contemplen y aprecien.

Gino Ceccarelli, Mamaluna
Gino Taylor